Trucos para mejorar la concentración

 

-  Estudia o trabaja siempre en el mismo ambiente, un ambiente que se utilice únicamente para este fin, evitando así que lo relacionemos con otras actividades que interfieran en nuestro foco atencional. Intentando que esté exento de distracciones para ello la mesa donde se trabaje deberá de estar lo más despejada y ordenada posible, sin tener ventanas o espejos cercanos, y  siempre mantener los móviles y las redes sociales alejadas. Además se recomienda que sea un lugar ni muy cálido ni muy frío, y donde no haya muchos ruidos.

 

- Haz descansos durante periodos largos de estudio o trabajo.  Diversas investigaciones lo demuestran , coincidiendo la mayoría en aconsejar un descanso de 5 minutos cada 25 minutos de concentración. No obstante mi experiencia personal y con los pacientes es que cada uno estudie y revise su rendimiento y según este análisis establezca cada cuánto tiempo sería aconsejable un descanso. Lo importante es que el tiempo que se esté concentrado realmente sea productivo, en caso de no serlo, lo único que conseguirás es estar más agotado las horas posteriores y aumentar los niveles de estrés negativo cuando el pensamiento “no voy tan rápido como necesito o esperaba” se apoderen de tu mente. Descansa, desconectando con actividades preferiblemente al aire libre o que no requieran del uso de recursos atencionales y dejen descansar la musculatura de la espalda y la vista.

 

- Realiza una organización previa de tu trabajo o de las tareas que hacer de modo realista. De este modo mientras estés concentrado en una tarea interferirán menos los pensamientos acerca de las otras obligaciones y por lo tanto podrás centrarte más en el aquí y ahora.

 

- Consigue un grado de activación óptimo. Cuando estamos cansados o demasiado relajados ( llegando casi al aburrimiento) nuestro cuerpo ahorra energía y por lo tanto “ no pone toda la carne en el asador”. Por este motivo café, y otros excitantes ( tipo guaraná,  redbull, etc.) mejorarán tu rendimiento. ¿Por qué crees si no que la medicación que se da para el déficit de atención es estimulante? Conseguir un nivel óptimo de activación es mu importante para la concentración.

 

- Descansa y duerme. Es durante el sueño cuando asentamos los conocimientos, y cuando nuestro cuerpo se regenera. Sin un descanso suficiente todo lo anterior no tendría efecto en nuestra concentración. Después de dormir recordamos mejor lo que hemos estudiado anteriormente.

 

- Mantén tus hábitos de vida saludable. Haz ejercicio, de este modo liberarás endorfinas que te harán sentir mejor. Come de forma equilibrada, evitando las comidas copiosas que pueden producirte somnolencia. hidrate, se ha demostrado que la deshidratación reduce la capacidad de concentración. Y realiza meditación, están más que avalados los beneficios que puedes obtener practicándola diariamente.

¿Qué son los trastornos de Tics?

¿Qué son los Tics?

Son movimientos, gestos o sonidos que aparecen de forma súbita, involuntaria, y repetidamente. La persona no desea que aparezcan, se da cuenta de que los realiza, pero no puede reprimirlos ( en ocasiones los reprimen pero con mucho esfuerzo y en un corto periodo de tiempo). Se diferencian dos tipos de tics: Tics motores y Tics vocales

¿Qué son los Tics motores?

Son movimientos rápidos, recurrentes, no rítmicos y estereotipados; en ocasiones implican varios grupos musculares. Ejemplos de tics motores son: guiños, parpadeos, sacar la lengua, abrir la boca, elevar alguna extremidad, flexionar, apretar la barriga, ...

¿Qué son los Tics vocales?

Sonidos que se emiten e incluso palabras. Ejemplos de tics vocales son: tos, carraspeo, grititos, gruñidos, ecolalias ( repetición de lo que dicen los demás), palilalia (repetir lo que uno dice), coprolalia ( repetición de palabras socialmente inaceptadas), entre otros.

¿Cuándo aparecen?

Suelen aparecer a los 5 o 6 años.

¿Cuánta gente presenta Tics?

Afectan al 0,3-1% de la población, siendo más frecuentes en hombres

¿ Cual es su evolución?

Suelen remitir en la mayoría de los casos cuando se entra en la adolescencia.

¿Qué trastornos de Tics existen?

El DSM-V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) diferencia dentro de los trastornos de Tics tres trastornos:

                     

El Trastorno de Gilles de la Tourette: Las personas que lo padecen presentan como mínimo dos tics motores y uno verbal, ocurriendo estos varias veces al día, todos lo días o de vez en cuando. En ocasiones presentan crisis en las que durante un tiempo aparecen mayor número de tics y con mayor frecuencia.

Trastorno de tic persistente (crónico) motor o vocal: Se da este diagnóstico cuando la persona sólo presenta tics motores o sólo vocales

Trastorno de tic transitorio: Cuando los tics motores o vocales solo se presentan durante un periodo inferior a doce meses.

En los tres casos los tics deben de haber comenzado antes de los 18 años y los síntomas no pueden ser debidos al consumo de medicamentos, drogas o a otra afección como convulsiones, encefalitis posviral o enfermedad de Huntington.

¿Qué tratamientos son efectivos?

Aun no existe ningún tratamiento que haya tenido resultados con suficiente evidencia empírica, incluso varios estudios de técnicas cognitivo-conductuales no obtienen los resultados esperados. Sin embargo si que parece tener relación el estado de estrés o ansiedad con la aparición de los tics, por lo tanto toda intervención psicológica orientada a la disminución de ansiedad será beneficiosa. Además en ocasiones tener una trastorno de tics cursa con otros problemas como son baja autoestima, trastornos de ansiedad ( sobre todo trastorno obsesivo-compulsivo), problemas en las relaciones sociales, dificultades de aprendizaje…y en estos casos la intervención psicológica toma mucha importancia.