Es una equivocación NO permitir que se equivoque

Exactamente, quiere decir eso...es bueno que los niños cometan errores y que fracasen.

Vivimos en la sociedad de lo perfecto. La mujer y el hombre deben de ser perfectos: tener una imagen perfecta, ser perfectos en su trabajo, ser perfectos organizando la casa, ser perfectos en las labores de casa, ser perfectos hijos, ser perfectos padres, ser perfectos en su relación de pareja, ser perfectos en las relaciones sexuales, y un largo etcétera. Y todo esto ...¿Qué es lo que nos acarrea a los adultos?. Estrés y sentimientos de frustración y culpa continuos.


¿Queremos que los niños también experimenten frecuentemente también estos sentimientos?

La respuesta seguramente es un NO. Y para eso los padres lo que suelen hacer es intentar que sus hijos sean perfectos. No quieren que sus hijos sean peores que otros, no quieren que les regañen, y/o no quieren que lleven un ejercicio mal hecho a clase. En definitiva no quieren que sus hijos sufran. Por eso muchos padres están pendientes de los materiales que tienen que llevar sus hijos al colegio, se encargan de vestirles y asearles para que vayan ideales, les compran las marcas de moda tan caras para que estén más guapos, les hacen los deberes o corrigen los errores para que no les corrijan en el colegio, les hacen los esquemas a sus hijos para que se aprendan el tema ...Y de este modo consiguen todo lo contrario, fomentan que en un futuro sus hijos generen más fácilmente y con mayor intensidad los sentimientos de culpa y frustración. Están fomentando que su hijo tenga lo que lo psicólogos llamamos baja tolerancia a la frustración.


La vida es dura, y el camino está lleno de obstáculos y fracasos ( que no podrán evitar los padres, ya que es imposible controlarlo todo), y cuando lleguen tendremos a un niño que no ha experimentado nunca ésto y no ha aprendido a sobreponerse o a solucionar los problemas. Por lo tanto no tendrá las herramientas necesarias para afrontarlos. Pongo un ejemplo: el estudiante que suspende un examen por primera vez en la vida ; la primera vez es duro pero las siguientes veces que suspende no generan ya tanto malestar. El estudiante va aprendiendo poco a poco a afrontar un problema, relativizará su importancia. Es más, también aprende que no siempre se puede conseguir lo que se quiere, no siempre se puede conseguir la perfección. Errar es humano. Por lo tanto cuando experimenta la frustración poco a poco va a ir haciéndose más fuerte, porque irá generando estrategias de afrontamiento e irá debilitando la falsa creencia de que TODO DEBE DE SER COMO QUEREMOS QUE SEA, consiguiendo así que se convierta en una persona con mayor capacidad de aceptación y adaptación.


Además también estaremos fomentando su responsabilidad . Ya que aprenderá que él es el responsable de sus logros y errores, asumiendo las consecuencias naturales de sus actos. Por ejemplo el exámen no lo habrá suspendido porque sus padres no se lo explicaron bien; o no lo habrá aprobado porque sus padres estubieron encima de él; sino que depnderá de él. Los éxitos y fracasos serán suyos.

Es por todo ésto por lo que lo padren deben de no sobreproteger a sus hijos y permitirles que se equivoquen.